sábado, 26 de abril de 2008

Música y un poco de mierda


En la corta vida aun de este, mi blog, no es esta la primera vez que me apetece hablar sobre la música. Ni será la última. Aunque esta vez, más que sobre la misma música, hablaré sobre la mierda que la rodea.

Algo que para mi opinión denigra al mundo de la música, aun más que la piratería, son los concursos bazofia tipo Operación Triunfo. En ellos nos muestran el lado ruin del ser humano. Por una parte, el afán recaudatorio de quienes lo organizan. Por otra, el afán de protagonismo de gilipollas faltos de respeto, tales como Risto, que bien se merecería que algún osado concursante le abriese de vez en cuando la cabeza. Y por otro lado, esos pobres niños faltos muchas veces de un buen padrino que les hubiese presentado a algún gallifante de la industria antes de llegar a conocer el cásting, dispuestos a hacer el ridículo en televisión, para al final en la mayoría de las ocasiones no aportar absolutamente nada a la cultura, más que un puñado de temas escritos por soplapollas, con letras de lo más insustancial y melodías fáciles que se acercan más a un puto tono o politono, que a una buena canción. Y es que para un servidor, la música es mucho más que jugar al karaoke. La música está formada por un largo trabajo de composición, letras, melodías, producción, arreglos, etc. Y quien solo sabe cantar -a veces ni eso- ni es músico ni es nada.

Luego tenemos a los tipos que como un tal Sergio, profesor de baile o que se yo de otro cutre reallity de esos parecidos de la tele, llamado Fama, aprovecha su popularidad para llenar el mercado de más y más mierda que algunos siguen empeñados en compararlo con la música, y luego pregonar a los cuatro -algunos a los cuatrocientos- vientos, que -el tal Sergio ya lo ha hecho- su disco no es oportunista, si no fruto de la casualidad el que se edite en estos precisos momentos. Al igual que un tal Leo de la vieja factoría de O.T. que, desgracias de la vida, se nos ha vuelto a colar en casa en forma de naufrago pijo, y justo, fruto de nuevo de esa puta casualidad, nos empaqueta otro producto lleno de más y más mierda en forma de asquerosas melodías.

Llegados ya este punto, toca hablar de Rodolfo Chikilikuatre, o como cojones se escriba, que hasta ese detalle me la trae bien floja, la verdad. Ya de por sí Eurovisión me asqueaba un rato grande, pero entre aquellas Ketchup y este Chiki Chiki de ahora, ha conseguido entrar en la lista de cosas que me dan asco a más no poder, al igual que una buena vomitona, una cagada de gallina o el mismísimo aceite de hígado de bacalao -quien no lo haya probado, que lo intente-. Hablo con la gente y descubro que a muchos les gusta. Me hablan del humor, de lo buen actor que es el tipo, e incluso rara es la conversación sobre el puto Rodolfo en la que no me sacan a relucir al Buenafuente de los cojones. Y creo que a estas alturas sobra que diga que me da tanto asco el del Chiki, como Andreu. Pero ese no es el tema. Que dejen a la música en paz y que se dediquen ha hacer el payaso, que es lo que saben hacer. Y no le quito mérito al payaso, mucho menos al de toda la vida, pero no conviene tampoco confundir payaso con actor.

Luego desde las altas esferas de la industria y desde asociaciones varias de autores y otros engendros, no hacen más que dar la vara con el rollo de la piratería, como si el resto de la mierda de la que aquí he hablado no fuese responsable de que el negocio se les vaya a tomar por el culo. Aun sin haber mencionado aquellos casos de fraude, tales como el de Modern Talking, el grupo alemán que triunfó dos veces, una en la década de los 80 y otra a caballo entre finales de los 90 y los primeros dosmiles. Con el tiempo, uno descubre que ni el rubio ni el moreno (Dieter Bohlen y Thomas Anders) que formaron parte de tan enigmático grupo -se dice que ha sido el grupo alemán que más discos ha vendido en su tierra- nunca pusieron a sus discos más que sus putas caras. Ósea, puro escaparate. Al igual que pasó con Blue System, el proyecto del rubio en solitario que duró el silencio entre etapa y etapa de Modern Talking. Las voces en realidad eran de otros con la misma cara dura que en su día tuvieron los creadores de los Milli Vanilli. ¿Quien no los recuerda aún? Una vez descubierto aquel fraude, salieron de nuevo al mercado como The Real Milli Vanilli. Ahora las voces de Modern Talking y de Blue System salen al mercado como System In Blue. Si te gustaban aquellos temas, no dudes en buscarlos en la red, que piratear a piratas no creo que sea delito. Que cuidadito... que puede que todo esto no sea cierto, que los bulos están también muy de moda. Pero es una información que no solo la podemos encontrar en la red, si no que también lo he escuchado en una radio de esas que uno toma por serias. Pero cuando el río suena...

Si todo esto no es mierda... Que baje dios y lo vea...

Yo, desde luego, me quedo con la música. Con la buena música. Me da igual que sea pop, que rock. Lo mismo celta que chill out.

8 comentarios:

Drea dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Salva. Detesto este tipo de programas, concursos y personajillos. Ya era hora de que alguien no se cortase un gramo en decirlo. Muchos de mis amigos están encima enganchadísimos y yo ni lo puedo creer...

Anónimo dijo...

En las tiendas de discos, todo aquello que no está claramente delimitado en un estilo básico (rock, pop, blues, jazz, folk, etc.) va directamente a las estanterías de Chill Out. Así te encuentras en "Chill Out" cosas como Philip Glass ó Wim Mertens, que deberían estar en música clásica; Night Noise, que debería estar en Folk; y a mogollón de gente inclasificable como Ray Linch. Yo incluso me he encontrado a Mike Oldfield o Jean Michel Jarre en las estanterías de Chill Out.

La New Age, Ambient ó Chill Out realmente corresponde a un estilo de música plano, absurdo y casi monocorde orientado a la relajación. Al tener un objetivo y utilidad clara, ocurre como con la música disco: el 90 por ciento es una puta mierda, está tan vacía de contenido como el Caribe Mix. Pero no cometamos el error de meter en ese saco de mierda pura como es el Chill Out a Wim Mertens ó a la Penguin Cafe Orchestra, que son mucho más que recomendables. En fin, que para gustos los colores, y para denominar un tipo de música hay que tener una ligera idea de lo que se habla, no largar y largar sin tener ni puta idea de lo que se escribe. Aficionadillos.

J.Ruiz.

Anónimo dijo...

Por cierto, el título del articulín es más que apropiado para el caso. Música y mierda, o en todos los tipos de música siempre hay mierda, o lo que para mí es gloria para otros es mierda.

Salva B. dijo...

Resulta dificil descifrar palabras dificiles de descifrar, más aún cuando tras leerlas una mil veces, uno consigue llegar a la conclusión de que elementalmente no ha llegado a conclusión alguna.

Tachar un tipo entero de música como plano, absurdo o puta mierda, es tachar demasiado, pero cierto es también que la mierda suele ser diferente para unos y otros... y que para mil gustos, mil colores. Así, que cada uno se limpie su mierda. Yo la mía me la quito de encima día a día.

Anónimo dijo...

Actualmente, salvo que vivas en una gran ciudad, la musica que puedas encontrar a la venta es MIERDA, no por nada, si no por que lo que ultimamente vende es precisamente esa gente que sale de concursos televisivos.

Pero siempre nos queda internet, sin esta maravilla que es la red jamas habri conocido a los mas grandes, Big Bill Broonzy, Eric Clapton, Willie Dixon, Son House, John Lee Hooker, Lonnie Johnson, Robert Johnson, Albert King, B. B. King, Memphis Minnie, Charlie Patton, Koko Taylor, Stevie Ray Vaughan, Muddy Waters, Katie Webster, Sonny Boy Williamson II o
Howllin' Wolf.

Seguro que a estos no los encontramos en el Eroski junto al chikiliostias ese.

Saludoss Amigo

Jabo_T

Anónimo dijo...

A lo mejor mi anterior comentario lo he escrito un poco acaloradamente, pero es la realidad.

Lamentablemente somos una sociedad aborregada, y tenemos la musica que queremos.

Pero que eesperais??, si la primera cadena de musica son los 40, que la escuches a la hora que la escuches siempre te pone lo mismo.

Al final la gente se encajona en un estilo de música, pensando que el resto es mierda.

Es cierto que hay ciertos estilos que o te horrorizan o te apasionan (la ópera, el jazz, el punk, el metal) y que al final es dificil que te guste toda la musica, pero cuando te haces músico (o por lo menos lo intentas a modo de afición), te das cuenta de que "ves" en algunas músicas cosas que antes no apreciabas.

Por eso, la musica es algo que se hace para que todos escuchen, pero realmente pocos comprenden.

Claro, que hay musicas (las que le gusta a la "plebe", y perdon por la expresión) que son muy sencillas de comprender.

Menos mal que en esto de la musica siempre hay alegrias, como ver a mi hijo jugando al "Guitar Hero" y aprendiendose de memoria canciones del rock de los 70.

En fin, yo tambien soy un barrego.

Saludos

Jabo_T

Drea dijo...

Pásate por http://adospasosdelparaiso.blogspot.com (uséase, mi blog), y ve haciendo hueco en la estantería, jeje...

nomolamos dijo...

para mi la musica es importantisima, depende de cual escuche se sabe, que me pasa o cual es mi estado de animo. La verdad, que tienes toda la razon, estan convirtiendo todo esto en un circo y sin gracia.
Aparte, decirte, que me he quedado impresionada con el resto del blog, me has hecho ponerme triste,me has puesto en situacion, de algo que muy pronto a mi tambien me sucederá,
espero que no te importe que te visite, me ha gustado encontrarte,
musu