miércoles, 23 de julio de 2008

La gaita del maestro Carlos Núñez




Corría el año 1.997 cuando descubrí un disco un tanto atípico para mis gustos musicales de aquellos tiempos, más cercanos al dance o al techno que a otra cosa. Aquel disco llevaba por título "A Irmandade Das Estelas" y en su portada aparecía un desconocido para mí con una gaita entre sus brazos que se decía llamar Carlos Nuñez. Tras escuchar aquella joya que cayó en mis manos así de casualidad, llena de preciosos sonidos de gaitas y flautas, fusionadas con algún que otro instrumento también de lo más puro y rural, pensé que aquella música era lo mejor que había escuchado en toda mi vida.
Han pasado ya más de once años desde aquello y hoy es el día que tengo en mi casa toda la discografía de Carlos, aparte de otros muchos discos de género similar, tales como Milladoiro, Luar Na Lubre, Berrogüetto o Tejedor. Y elementalmente, sigo pensando que es la mejor música que haya escuchado jamás, aunque soy de esos a los que les gusta casi todo tipo de músicas. Salvo Bustamantes, Bisbales y demás engendros similares que quedan bien lejos de la definición de músico, llegando con suerte a la categoría de karaokistas o incluso con mucha, a meros intérpretes.

Unos años después, posiblemente en el 2.000, tuve la ocasión de poder ver un concierto suyo en Bilbao dentro del programa de la Aste Nagusia, quedando demostrado para mí que Carlos era un músico como la copa de un pino, lo que me animó un par de años después, con motivo de mi única visita hasta la fecha a Vigo, a acercarme hasta su oficina, donde a pesar de no estar él, fui estupendamente recibido por su gente, charlando con ellos cerca de una hora, consejos incluidos sobre qué visitar en la bella Galicia.

Ahora, casi ocho años después, he vuelto a tener la ocasión de ver en concierto a Carlos Nuñez. Fue el pasado sábado en Barakaldo. Si tuviese que definir su actuación, no encontraría palabras tan bellas para hacerlo, así que me limitaré simplemente a decir que una vez más me reafirmo: Carlos Nuñez es uno de los mejores músicos que conozco.

Acompañado entre otros de su hermano Xurxo, del gran Pancho Álvarez y de Doces Lebranzas, una banda de gaiteros del mismo Barakaldo de la cual no había oído hablar jamás a pesar de conocer a uno de sus componentes, disfruté durante casi dos horas como disfruta aquel que por un momento lo tiene todo en la vida. Gaitas, flautas, mandolinas, violines, percusiones, incluso un txistu y una trikitisa hicieron que la noche del sábado se convirtiese en magia pura. La mejor magia en la que uno pueda creer. La de Carlos Nuñez y la de la música celta. Posiblemente una de las más puras. Posiblemente una de las más antiguas. Posiblemente la más internacional. Sin duda, la mejor. Aunque no dudo que para gustos están los colores.


3 comentarios:

Drea dijo...

A mí también me encanta Carlos Núñez. Tanto en casa de mis padres como en la mía está toda su discografía y es de ese tipo de música que hace que se me olviden todos los malos rollos.

Mundos Azules dijo...

Tienes razón Alberto... Carlos Núñez será uno de los pocos gustos que compartimos... junto con Kepa Junkera. Pero no es malo ser tan diferentes, eh? Me gusta cuando te picas conmigo y sobre todo cuando defiendes lo tuyo con uñas y dientes.

Ya sabes que soy de los que piensan que hoy en día todavía se venden discos, solo que no tantos como antes, pero tampoco salen al mercado discos de calidad. Ultimamente las estanterías están llenas de productos basura. Yo sigo comprando, pero solo aquello que de verdad considero elegante.

Respecto a la música de Carlos, de todos los discos que ha editado, yo no sabría con cual quedarme. Todos son joyas, desde el primero al último, si bien el último, Cinema Do Mar, seq quizás el más aburrido, que no por ello peor.

Sobre Kepa, si, es curioso que un bilbaino tenga que ir hasta Mérida para descubrir su música. Desde aquel Bilbao 00:00 que grabamos hasta hoy, han sido otras tres joyitas las que ha parido Junkera, que por cierto, alguna de ellas te las cambién por un trocito de video que cada vez estoy más convencido, moriré sin llegar a verlo. No tienes perdón...

Drea: no sabía que te gustase Carlos. Coincidimos en gustos musicales, eh? porque la primera vez que entré en uno de tus blogs, el artículo trataba sobre otro genio: Iván Ferreiro.

Jeijo dijo...

Comparto el gusto por Carlos Núñez. Yo lo conocí antes de que saliera su disco porque Ramón Trecet en su programa "Dialogos 3" de Radio 3 RNE, le hizo una promoción bárbara de aquél su primer trabajo. La música celta ya me gustaba pero desde entonces más...

Si tengo que elegir un disco me quedo con su segundo álbum "Os Amores Libres". Estoy de acuerdo con Albetto en que después de este trabajo su encanto perdió...

Buen músico tiene que ser cuando ha sido acogido como uno más en el mítico grupo irlandés de los Chieftains...