martes, 4 de marzo de 2008

La rotonda de los idiotas


No quiero presumir aquí de que sea yo un conductor experimentado, ni mucho menos, y admito que en la carretera cometo también mis errores y muchas veces negligencias leves o no tan leves fáciles de evitar con solo un poquito más de cordura y precaución, pero hoy quiero gritar a los cuatro vientos la cantidad de idiotas que llenan a diario nuestras carreteras y que muchas veces, por ignorancia sobre todo, se creen los putos amos del asfalto.

Y es que me jode cantidad cada vez que viajo por una vía de dos carriles en cada sentido y el de la derecha se encuentra vacío, mientras que el izquierdo parece una procesión de almas en pena. Cosa aparte es cuando la vía es de tres carriles y todo dios circula o por el del centro o por el izquierdo, como si el derecho fuese un carril solo para cobardes o pringadillos. Porque créanme, con esa actitud, los carriles derechos sobrarían en nuestras carreteras, con el ahorro que ello conllevaría a Fomento y con ello, a nuestros bolsillos.

Pero donde más me hierve la sangre, es en las rotondas. En mis más de 18 años de carnet de conducir, me he dado cuenta de que no solo la inmensa mayoría no tiene ni puta idea de hacerlas, si no que encima te pitan y se cagan en tus muertos si tú las haces bien. Razón por la que, y de manera breve y concisa, quiero explicarle a esos idiotas que en las rotondas, una vez dentro y salvo señalización específica, siempre tiene preferencia quien circula por su carril y debe cederle el paso quien tiene intención de abandonarla circulando en ese momento por un carril distinto al exterior. Eso es así y no hay más vuelta de hoja, pero no porque lo diga yo, ni mucho menos, si no porque así viene recogido, aunque con otras palabras, en el Código de Circulación. El mismo donde viene recogida la obligatoriedad de circular por el carril derecho. Y quien opine de forma diferente, que calle. Que calle, que se informe y después que hable. Más que nada por evitarle que haga el ridículo.

Lo peor de todo, es que conozco ya a varios que tras tener un disgusto por salir de una rotonda, golpear al que circulaba por el carril exterior y por su derecha, montarle el pollo y ponerle de tonto para arriba, ha tenido que pagar su reparación y la del contrario, pero aun así sigue pensando que la culpa no era suya.

Y es que hace falta ser idiota...

__________________________________________________
PD: Echarle una ojeada a la ilustración del encabezado para ver como hay que hacer realmente una rotonda. Seguro que aún así, habrá algún tarugo que pensará que está mal. Que lo correcto es como lo hace él.

2 comentarios:

JAG dijo...

Aver Sr.Salva

Si yo veo un coche (pongamos un seat leon) triscao en una rotonda (pongamos el bec)... entrando en sarra y pitando pa saludar a la vez.... ehhhh ese sabe o no tomar las rotondas...

Saluditosss

d. espero respuestahhhh

Salva B. dijo...

Jose... ¿de que me hablas? jajaja. Chivato!