miércoles, 27 de agosto de 2008

El supermercado del gato por liebre

Cada vez que hago la compra en algún supermercado de esos que ultimamente salen de la nada casi como los champiñones, observo colocaditos en en sus baldas cientos de productos de esos casi milagrosos que presumen de elegantes bondades, tales como mantener la línea, ayudarte a crecer, a tener unos huesos fuertes, a controlarte el colesterol, activar tus defensas o incluso hacer que tu corazón lata más fuerte o tu cerebro trabaje más rápido. Y son muchos los productos de este tipo que están pensados sobre todo para los más débiles de la casa: los niños.

También podemos contar por cientos todos aquellos alimentos industriales que presumen de ser sanotes a más no poder por carecer de azúcar, sal, conservantes, colorantes o grasas animales, por poner algún ejemplo, pero que si dedicásemos tan solo unos segundos a leer las pequeñas letras donde especifican sus ingredientes, muy posiblemente encontrasemos aditivos o añadidos mucho peores, como por ejemplo los edulcorantes o las grasas vegetales parcialmente hidrogenadas. Veneno puro. Tanto o más que el tabaco. Pero sobre ello no hay apenas información alguna. ¿Porqué no ponen en los envoltorios de los Tigretones que estos están llenos de unas grasas manipuladas mucho peores aun que la manteca pura de cerdo y que podrían llegar a causar la muerte, al igual que la Ley obliga a ponerlo en el tabaco? Lo mismo se podría decir de las palomitas de microondas: bombas de aceites hidrogenados. Tampoco estaría de más que obligasen a La Granja San Francisco, (por poner una, que no es la única) a poner en las etiquetas de su miel que al ser un producto pasteurizado, ha perdido todas sus propiedades y en vez de comprar un producto sano, natural y beneficioso para la salud, como así creemos, estamos adquiriendo un mero endulzante de color y sabor similar al de la miel.

Mi mujer o mis amigos más cercanos alucinan cuando hacen la compra conmigo y es que procuro leerme todo. Desde los ingredientes de cada producto que esté a punto de caer en mi carro, hasta la sede social de la empresa que lo fabrica, incluido el Registro Sanitario. Y créanme, si encuentro algo que no me satisface, pues dejo el producto en su sitio y que le den por el culo a su fabricante y a su distribuidor.

Y es que me encanta la mahonesa, mayonesa o bayonesa, que cada fabricante la llama como le da la puta gana, pero me toca los cojones que en el bote me pongan que es sana. Me como las tostadas untadas con mantequilla o con margarina, pero nunca con aquellas que me toman el pelo diciendo que regulan mi colesterol y que son beneficiosas. Ambas son fatales para la salud. También me gusta desechar todo aquello que en la etiqueta presume de ser el mejor de los mejores entre los productos de su especie. Ya saben aquello del "dime de qué presumes y te diré de qué careces". Tampoco entiendo muy bien el hecho de que publiciten una marca y en vez de venderme su producto concreto, me vendan los cromos que regalan, el apartamento que sortean o lo paleto que es algún famoso. Que por cierto, me encantan los Ferrero Rocher y el queso curadito del tal García Baquero, sobre todo el que lleva Denominación de Origen Zamorano, pero también es cierto que últimamente me da un poquito hasta de asco. Aunque bueno, esto en realidad es un asunto menos grave. Quizás se solucionase cambiando de publicista. Lo que ya me mosquea un poco más, es cuando para vender el producto utilizan campañas solidarias de ayudas a necesitados. Esto clama al cielo. Que ayuden me parece estupendo, pero que no alardeen de ello para aumentar las ventas.

Y para rematar la faena, están luego todos aquellos productos que cada poco se anuncian en los medios alegando que han sido elegidos como mejor producto del año por los consumidores. ¿Y saben que? en realidad, "mejor producto del año por los consumidores" no es más que una marca. Me explico: una empresa es dueña de esa expresión y esta le concede la marca a quien previo pago la solicita para utilizarla en su publicidad. Con lo cual, ni mejor producto, ni consumidores. Es algo que ya lleva tiempo denunciado por diferentes asociaciones de consumidores y quizás hayan conseguido algo, porque ahora que lo pienso, hace tiempo que no veo ese tipo de publicidad.

Así que muchas veces uno va al súper totalmente concienciado de que le van a dar gato por liebre... o peor aun... pomadita de la mala.

5 comentarios:

Kato dijo...

lo que dices da miedo oyes!

jeje en fin creo que yo soy uno de esos creyentes de lo que dicen... XD creo que ni gato me dan n_n !!

nomolamos dijo...

dios salva!!!
hacer la compra contigo del mes, deber ser una tarea ardua y larga, vamos como ir de excursion todo el dia!!! jejjejejjejeej...
claro que si, tienes razon, no hacen mas que publicidad engañosa en todos los productos, de todas las maneras si supiesemos a ciencia cierta en realidad de que estas hechos la mayoria de los productos, no comeriamos nada de nada.....
un besote.

Bolero dijo...

Ahora q me he enterado q existes y q vas a ser papi, pues decirte una cosa muy importante
FELICIDADESSSSSSSSSSSSS
entras en el extraño y surrealista mundo infatil, ahora si q vas a mirar con lupa todo.
Con respecto a tu entrada decirte que lo q comemos es pura basura
Q una de las causas del problema de malos espermas en el hombre viene dado por los plásticos donde se embuelve la fruta.
No le des a tu hijo/a potitos prefabricados
No cuesta nada hacerlos en serio, yo cuando vine de china con mi niña
hacia la comida por la mañana, hacia trs tipos de combinaciones, compre unos tappers y ahí repartía sus comidas
Sus frutas siempre fresquitas y al momento
Asi la tengo como una rosa
5 años y un metro 17, casi ná
En serio alimentarlo lo mas saludablemente q podais
Jo me has dejao mal con eso de la miel
de ahora en adelante la compraré a un señor q es de él
Muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

Anónimo dijo...

aupa Salva!Nuestro cuerpo es una gran maquina,donde mediante un proceso quimico,que llamamos digestion,transforma los alimentos o los productos que ingerimos en partes mas pequeñas utiles para nuestro organismo.Y lo que no es util pues ya sabes se deshecha.Aunque si fuesemos mas cuidadosos al comprar,seguramente lo sufriria aun mas nuestros bolsillos.Nada es gratis.Joder es caro alimentarnos sano y es caro alimentarnos no sano.Deberiamos todos gritar a esas grandes empresas de "alimentacion":NO,no nos engañais.Os importa una mierda nuestra salud solo mirais vuestra cuenta de resultados.En fin,un sludo.DTino

Drea dijo...

Te han dado un premio en Bloglobosofía ;)