miércoles, 26 de agosto de 2009

Una de gallos.



Que las calles están llenas de gallos, es algo evidente. No hace falta que lo diga yo; basta con salir a pasear un poco y observar alrededor. A la mínima que salta, la peña no se anda con chiquitas ni saca a relucir la buena educación que quizá un día le brindaron -o no, quien sabe- sus progenitores, si no que la emprende a bofetones porque sí. Sobre todo con el más débil. Sin más argumento que el que puede ofrecer un encefalograma plano. Pero, igual de evidente, es que siempre o casi siempre hay un roto para un descosido. Y al final, quien a hierro mata... a hierro muere.

El paseo se presentaba monótono, como casi todas las tardes. Gente corriendo. Gente a su bola. Escaparates. Coches pitando. Frenazos. Prisas. Bullicio... Y en esto, se escucha un frenazo más fuerte de lo normal. Les falta poco, muy poco, pero no llegan a tocarse. En uno de los coches viajaban dos personas. Una de ellas, casi un anciano. Curiosamente, el que conducía. En el otro, el de la monumental pirula, viajaba un tipo solo. El típico matón de mala muerte. Un tipo grande, calvo, feo y con cara de pocos amigos, así como del estilo a los hermanos Matamoros o similar, que va y se mosquea porque el abuelo del otro coche, aun con cara de susto, le ha pitado por su hazaña. Y es que han estado a punto de darse una buena hostia. Todo por culpa del soplapollas cachitas, así como de gimnasio de un día sí y el otro también. Lo que hoy denomino yo, todo un "viceverso" Y en esto que mister pirulas, sabiéndose fornido y fortachón, se baja del coche a grito pelao y se dirige hacia el hombre mayor, quien con cara de miedo y el cuerpo temblando, quizá piense en que la ha cagao. Que para qué habrá pitado y todo eso. El cachas le llama de todo y le dice a gritos que le va romper la cabeza. "Hijo de puta", lo más bonito. Y como aquello se llena de curiosos, el muchacho se envalentona un poco más y sube su tono de voz, invitando incluso a apearse del coche al anciano. - Tiene huevos la cosa - comenta alguno de los testigos, que ha olvidado sus prisas y se ha detenido a observar, pero nadie hace nada. Como para hacerlo, después de ver como acaban casos similares. El hombre del coche, aterrado, supongo, intenta seguir su camino, pero aquel mastodonte se pone delante, cada vez más gallo. Y todo por nada, porque el hijo de la gran puta ha sido él, que casi los mata a los dos, pero los gallos son así. Y en esto que le da un puñetazo a la ventanilla donde estaba sentado aquel hombre con cara de miedo, pero por suerte esta no se rompe. Aquella hazaña termina con la paciencia de quien acompañaba al hombre mayor actuando de copiloto, ajeno hasta entonces en la historia. Un tipo más joven y con cara de majo. De buena persona. Como si nunca hubiese roto un plato. Se baja del coche y se dirige hacia el notas casi sonriendo. El gallo se crece y le suelta con rabia que le va a coser a hostias. Pero esto no desanima a aquel poca cosa a seguir acercándose al que no entendía ni de respeto, ni tampoco educación. Y cuando el gallo levanta la mano para sacudirle, no sé ni como ni cuando, el poca cosa con cara de bueno que viajaba junto al anciano de copiloto, le sacude una patada en todo el careto y en esto se saca de no se donde una pipa, le apunta a la cabeza y cambia su cara de majo por otra de capullo en bruto y le espeta: - si vuelves a dirigirte a mi padre otra vez en ese tono, te vuelo la cabeza, trozo de mierda. Y haré lo mismo si otro día te vuelves a cruzar en mi vida -.

La masa de gente se esfuma. Los cuatro que se quedan aplauden. El cara de bueno del fusco se guarda la pipa y vuelve a su asiento. El abuelo sonríe y desaparecen, despacio, con el coche, seguro que pensando aquello de "batalla ganada". Y el notas de la pirula con cierto símil a cualquiera de los Matamoros, oliendo como huelen solo aquellos que se cagan encima, se dirige a la gente y les dice: - llevaba una pistola, llevaba una pistola. ¿Alguien le ha cogido la matrícula? -. Y un testigo de aquellos, también con cara de buena persona, le mira y le dice: - anda y que te den, gallo de mierda!

8 comentarios:

jorgogi dijo...

si ya hay pocas librerias (a razon de una por cada 9 bares) ya solo faltaba que surgieran mas armerias.

moraleja: el gallito se subirá un peldaño mas y ahora llevara una pistola. buen relato, mala solucion :-/

1 saludo

NOMO dijo...

jejejjejejej bien por el cara de bueno!!!...
hay demasiaso gorila suelto está claro.... hay que marcarles el limite de la selva.....
como llevamos las no vacaciones!!!! que tal mi niñoooo???? un besazo a los tres...

Jeijo dijo...

jeje... qué bueno.

En los gimnasios cada vez hay más tipos que en vez de tener por lema el "mens sana in corpore sano" lo están cambiando por algo así como la ley del más fuerte... y van por la calle, y sobre todo de marcha, como si fueran los reyes del universo. Si yo hubiera sido el de la pipa lo habría humillado más…

Mundos Azules dijo...

Nomo: todo bien, y el peque fenomenal, aunque y empieza a descubrir demasiadas cosas y no para. Buuuuf... no te imaginas que tormento, jajaja. A ver si organizamos cafelito, coño.

Jorgogi: puede que aciertes en lo del gallito, pero también es probable que a partir de ahora no sea tan gallo. Desgraciadamente cosas como esta suceden a diario. Lo que sí que está claro es que no es la solución, y mejor no tener una a mano, porque seguramente más de uno llevaríamos años encerrados. Jejeje.

Un saludo.

Mundos Azules dijo...

Jeijo... la verdad es que merecerse, se lo merecía. Siempre hay alguien más gallo. Por cierto, he tardado en meter tu comentario porque no lo había visto.

Un saludo.

Nos veremos en Avila, no?

Kato dijo...

que va! ese tipo no tiene respeto por los mayores ¬¬

y encima, diciendo que tenían pistolas ¬¬

un saludo salva :D

Jeijo dijo...

Claro... nos vemos en Ávila

Anónimo dijo...

Como está el patio, otra que nos paso hace muy poco en Barakaldo (hay mucho gallo alli no???)iba un coche delante del nuestro, luego nosotros y detras una moto, se para el coche de delante para girar a la izquierda, como venian coches tarda, tiene que esperar, la moto se pone a adelantar por la izquierda y cuando esta a la altura del coche le empieza a echar la bronca haciendo aspavientos (por haberse parado supongo que pensaria el, que demasiado) el del coche se mos quea y se baja, el otro coge la moto y sale cingando, el del coche se monta a toda hostia y se va detras de la moto en la recta del max center, se saltan un par de semaforos y al final el de la moto se escapa por los pelos en una maniobra que tiene que hacer rarisima entre los coches, vemos como el del coche vuelve supongo que para ir a donde iba y el tio con una cara de loco....Yo pienso que si puede lo atropella al de la moto y lo mata. Como decia mi madre cuanto gallo para tan poco corral.