viernes, 7 de marzo de 2008

El comercio y los festivos

La Comunidad Autónoma Vasca es de las pocas, incluso me arriesgaría a decir que la única, donde gracias a la fuerza de los sindicatos, aún no se abren los comercios ni centros comerciales los domingos ni festivos. Y digo aún, porque muchos empresarios hambrientos de dinero por aquello del que, cuanto más tengo más quiero y apoyados por importantes sectores de los gobiernos, tanto autonómico como estatal y por algún cantamañanas que otro, que alega no tener tiempo para hacer sus putas compras en las doce horas que muchos comercios permanecen abiertos de lunes a sábado, llevan años intentando abrir, sin importarles un comino la vida familiar de los empleados.

En más de una ocasión he leído u oído opiniones de estos cantamañanas, que defienden la apertura del comercio en festivo porque ellos no tienen tiempo de hacer sus compras entre semana, pero no son conscientes de que quizás tampoco tendrían tiempo de comprar los días en rojo si también ellos tuviesen que trabajar. Porque, de acuerdo, abramos el comercio y los centros comerciales los festivos, pero también todas las oficinas, y los bancos y cajas, los organismos oficiales tales como ayuntamientos, hacienda, tráfico, oficinas de DNI y demás, sin olvidarnos de Correos, ambulatorios o talleres. Y ya puestos, muchos de ellos no solo en horario bonito de mañana, ni tan siquiera en verano, si no como el comercio, hasta las 10 de la noche. Salvo la noche de Reyes o preparaciones de rebajas, que por solidaridad con el personal de las tiendas, deberían de permanecer abiertos todos ellos hasta las 5 de la mañana.

Solo así seremos todos iguales y solo de esa forma esos cantamañanas entenderán que hubo un día en que hubiese sido mejor que se hubiesen metido la lengua en el culo.

1 comentario:

Drea dijo...

Te comento el post desde el trabajo, a fecha de jueves santo. Normalmente abro la tienda a las 10 de la mañana, de martes a viernes es mi jornada laboral (supongo que todo un privilegio si no tenemos en cuenta mi más que mediocre sueldo). Hoy por ser festivo he tenido que abrir a las 8.30 de la mañana... ah! y mañana viernes santo también. Trabajo en la tienda de un club de golf. Mis horarios están absolutamente supeditados a las horas de juego de los socios del club. Como ellos, en festivo, en vez de aprovechar la oportunidad de dormir unas horas mas, se vienen corriendo a jugar al golf, yo tengo que estar aquí por si necesitan comprar algo... Y es que el comercio no deja de pertenecer al sector servicios, al igual que la hostelería. Por supuesto me sienta fatal estar trabajando hoy, y comparto tu punto de vista, pero el país estaría muerto si nadie, absolutamente nadie, trabajase este tipo de días. No hospitales, no taxis, y así todo. Desgraciadamente, algo tendrá que estar abierto siempre...