domingo, 25 de enero de 2009

Todo lo que perdí


Echo la mirada hacia atrás y me doy cuenta de que en estos treinta y muchos años de vida que tengo, son muchas las cosas que perdí. Perdí varias veces la memoria. Perdí muchas ocasiones que hubiesen cambiado mi vida por completo. Perdí recuerdos que me hubiese gustado guardar para siempre. Perdí varios discos y algún que otro libro, varias veces las llaves de casa, alguna moneda y pocos billetes. Perdí el autobús y un bono de diez viajes. Perdí varios amigos que no hubiera querido nunca perder, unos por abandonar esta vida antes de tiempo, otros porque la distancia y los años sin verse no son buenos aliados y los terceros, porque vete tú a saber que concepto tuvieron en su día de este "amigo" y de la amistad. Perdí a mi padre de la noche a la mañana, a todos mis abuelos y a varios familiares de esos de no olvidar nunca jamás. Perdí varias novias que me trataron bien y que dejaron el camino libre a la que hoy es mi mujer. Perdí algún trabajo mal pagao y con él de vista al imbécil de mi jefe ya forrao. Perdí muchas veces la paciencia y alguna incluso el control, pero tengo muy presente que a pesar de tanto y tanto perder, también hubo mucho que gané.

Gané a mi hijo y gané a mi mujer. Gané un puñado de amigos con los que aun mañana sé que contaré. Gané a la familia que me queda y una pedrea en la lotería que ya cobré. Gané tu confianza y las ganas de querer.

3 comentarios:

nomolamos dijo...

a veces es necesario perder para darse cuenta de lo que hemos ganado.... o perder para econtrar... creo que el pierde gana de la vida tuviste suerte......
un besazoooooooooooooo

Kato dijo...

me caes muy bien :D

aceptas todo, dices todo y aún así sigues siendo muy buena persona.

Morgana dijo...

Qué bonito que escribes.