martes, 12 de enero de 2010

Desde que nos vemos...



Desde que no nos vemos, he dejado de aprender muchas de aquellas cosas que tú me enseñabas. Desde que no nos vemos, la Navidad y las uvas de fin de año no han vuelto a ser nunca lo mismo. Desde que no nos vemos, miro las calles de aquel bello pueblo y del barrio donde viviste de forma lejana y distinta. Desde que no nos vemos, el jardín dejó de tener flores y ya solo queda cemento. Desde que no nos vemos, aprendí a no contar contigo en las decisiones difíciles para las que antes siempre contaba. Desde que no nos vemos, hablo a menudo con las estrellas por si acaso te has afincado en alguna de ellas. Desde que nos vemos, han creado nuevas canciones que seguro que te hubiesen gustado. Desde que no nos vemos, el olor de las castañas asadas me recuerdan a los inviernos en los que tú las asabas. Desde que no nos vemos, te dedico este blog, que compartes con mi mayor alegría en forma de niño. Desde que no nos vemos, la madre que un día me trajo a esta vida está sola y triste y desconoce cual es su meta en la vida. Desde que no nos vemos, tu nieto aprende a vivir y le enseño las cosas que tu me mostraste. Desde que no nos vemos, aprendí el significado de lo que quiere decir echarte de menos. Desde que no nos vemos, sueño a menudo que aun estás con nosotros. Desde que nos vemos, han pasado dos años y un día. Desde que no nos vemos, te he escrito mil cosas que luego he destruido por tener la certeza de que no estaban a tu altura y no merecían la pena. Desde que no nos vemos, algo no ha vuelto a ser lo mismo. Desde que no nos vemos, sin estar has estado siempre conmigo. Desde que no nos vemos, mezclé tus discos con los míos para que se hagan amigos, compartan notas musicales y no se percaten de tu ausencia. Desde que no nos vemos, quise contarte mil cosas bonitas vividas y no pude hacerlo. Desde que no nos vemos, quise borrar aquel puto día y que todo hubiese sido distinto, pero no soy tan grande como poder para hacerlo. Desde que no nos vemos, la muerte me ha dado una ostia en alguna parte del alma. Desde que no nos vemos, seguimos la senda porque es ley de vida y porque nadie se muere del todo mientras esté en la memoria de al menos una persona.
.
Desde que no nos vemos, llevaba escribiéndote yo algo de esto... aunque tampoco esta vez se si estará a tu altura.

8 comentarios:

Jose dijo...

Sin duda está a la altura. Tu padre estaría orgulloso, puedes estar seguro.

Anónimo dijo...

cuando ya no este me sentiria orgulloso de que mis hijos me recordaran con el cariño que tu recuerdas al tuyo.un abrazo

Anónimo dijo...

Allá donde esté cintinuará estando orgulloso de ti.

Gumaro

NOMO dijo...

JODER!!!!
que más quieres que te diga??....

Jeijo dijo...

A la altura seguro... con escritos así nadie puede olvidar a tu padre.

Feliz año.

Nai dijo...

nuevamente...me has emocionado...no podrías haber explicado mejor lo que sientes..y casualmente lo que yo también siento en parte, tal vez con otros hechos. Desde la estrellita que esté tu aita, como dicen tus amigos él seguirá estando orgulloso del pedazo hijo que tiene.

txefi dijo...

tu padre fue una muy buena persona, y estaría contento de ver que su hijo también es un tío grande. Además, le has heredado un montón de cosas, asi que aunque no le veas le tienes muy presente. Muy bueno el post
Chefi

Mari C. dijo...

Desde qué no le vemos todos le echamos de menos y tu ya sabes lo que es ser padre . Y el doy fe era un padre maravilloso y siempre pendiente de ti .SALVADOR un gran hombre